Archivo de la categoría: Reflexión sobre didáctica

Sintaxis de los blogs en Getxo

Aquí tenéis publicada mi presentación durante las jornadas de Getxo linguae:

Muy por encima del (escaso) contenido teórico de lo que allí conté, creo que lo bueno de enseñar lo que uno sabe es que, al final, acabamos aprendiendo todos un poco. Estas son algunas de las cosas que aprendí durante mi ponencia:

1.- Los blogs son señas de identidad y con ellos nos reconocemos en la blogosfera y fuera de ella.
2.- Los usos educativos de los blogs son ilimitados, en la misma medida en que los propios docentes sean capaces de superar sus barreras y prejuicios.
3.- La lectura/escritura en los blogs y el desarrollo de la competencia digital no pueden recaer en una sola asignatura: es tarea de todos.
4.- Los eventos formativos y el asesoramiento continuo del profesorado son más eficaces que la dotación sin control.
5.- Un blog no deja de ser un texto público y por ello exige el desarrollo de una gramática particular.

Y, sobre todo, aprendí lecciones de hospitalidad, de generosidad y de atención por parte de la organización, de los colegas y de los asistentes. Y que hay vida más allá de Blogger. Gracias.
Toni Solano
Re(paso) de lengua

P.D: Me ha costado muy poco insertar la presentación de WordPress, así que me disculpo por mis injustas palabras hacia este gestor de blogs.

Semiótica de los blogs educativos

SaussureDecía en una nota anterior que quizá los planteamientos metodológicos de Saussure supusieron en su época algo similar a lo que está ocurriendo ahora con las nuevas tecnologías aplicadas a la educación. Es evidente que estamos viviendo una época de cambios vertiginosos que nos obligan a actualizarnos constantemente. El alumnado empieza a cuestionar la validez de lo que ofrecen sus maestros más tradicionales porque no encuentra apenas relación entre las aulas y su realidad. Esa nueva realidad es fragmentaria y muy dinámica; sin embargo, las explicaciones, los libros de texto y, en general, los currículos, dan la impresión de ser siempre lo mismo. Ante ese panorama, los blogs pueden ser una herramienta interesante, pues ofrecen modos más versátiles de lectura y escritura que pueden servir de vehículo a esos nuevos retos del futuro. En este sentido, los blogs educativos tienen una carga semiótica triple:

1.- El blog como signo: Escindido en una parte tecnológica (significante) y otra semántica (significado), el blog constituye una unidad de relación entre los miembros de una comunidad educativa.

2.- El blog como enunciado: La relación entre el sujeto responsable del blog y la predicación que ese blog transmite puede ser análoga a otras relaciones sintácticas ya estudiadas por la lingüística.

3.- El blog como texto: En su conjunto, un blog constituye un haz de isotopías que se insertan en un contexto dado. Algunos fundamentos de la gramática textual pueden aplicarse de igual modo al universo de los blogs.

En mi intervención en Getxo linguae, trataré de explicar con más detalle algunas de estas ideas, además de ponerlas en relación con mi propia experiencia con blogs educativos, en una ponencia que he querido llamar Aproximación a la sintaxis estructural de los blogs, pues, como ya demostró Saussure, es difícil fijar las bases de un sistema cuando no se tiene perspectiva histórica para ello. En cualquier caso, a pesar de mi apología del blog, no quisiera mostrarme como un fundamentalista bloguero. Probablemente, cuando el blog se haya convertido en una herramienta habitual en las aulas, existan ya nuevas propuestas más innovadoras y revolucionarias. Pero renunciar por ello a poner en práctica los diversos modos de interacción educativa con los blogs sería como haber renunciado a los discos de vinilo por presuponer el disco compacto. ¿Alguien se ha arrepentido del inconfundible sonido del microsurco?

Antonio Solano

Re(paso) de lengua

Un alumno-un blog. Nuevas consideraciones.

herramienta2

Hubo un avance educativo innegable con la generalización del cuaderno y el bolígrafo porque son herramientas educativas sencillas y baratas que permiten el almacenaje y la lectura asíncrona de las producciones de los alumnos y alumnas, con la posibilidad, incluso, de que el profesor pueda proponer mejoras.

Hoy en día todavía conviven sin problemas con usos más tradicionales como el libro de texto y la tiza, y se complementan con estas de manera casi simbiótica.

Desde hace unos años, sin embargo, se ha iniciado otra revolución, de la misma índole, pero mucho más copernicana pues se está produciendo una revisión a fondo de los roles de todos los agentes implicados en el proceso de enseñanza-aprendizaje (alumnos, profesores, metodología, direcciones de los centros, Departamento de educación…). Estoy hablando de la implementación de las NNTT (Nuevas Tecnologías) en la práctica pedagógica y más concretamente de una de sus manifestaciones más poderosa: el blog, que hoy por hoy, es la plataforma más sencilla, espectacular y democrática de publicación de contenidos, experiencias y recursos educativos con la que muchos profesores están ya trabajando en sus aulas.

Sin embargo, es indudable que si queremos que los alumnos  usen las TIC de manera efectiva, tenemos que mejorar algunos aspectos:

– Hay que concretar la metodología más efectiva en las diferentes áreas.
– Hay que consensuar las pautas de trabajo en el aula de informática.
– Tenemos que acercar las NNTT a los hogares y fomentar hábitos correctos de uso de las TIC en los alumnos y sus familias.
– Es urgente mejorar las infraestructuras en los centros y asegurar el mantenimiento de los equipos y la Red.
– Hay que animar la autoformación del profesorado.
Pero, sobre todo, hay que rediseñar las características imprescindibles que tiene que tener un edublog para crear una herramienta multidisciplinar unificada.

Este último punto es el tema que más me preocupa ahora. Ya sabemos cuáles son los contenidos que se necesitan en un edublog (enlaces multimedia – incluso de producción propia-, hipertexto, etiquetas, interacción…) pero antes de su generalización y de que se produzca un colapso nada virtual (alumnos con varios blogs abiertos y manejando varias plataformas distintas a la vez…) hay que reflexionar sobre las posibilidades de la herramienta que tiene una estructura no pensada para uso educativos.

Aunque considero el blog como el mejor y más sencillo gestor de contenidos, hay que reclamar mejoras en su diseño interno para favorecer su visibilidad y su accesibilidad. Así, para que sea realmente eficaz en contextos educativos creo que debiera tener las siguientes características.

– Disponer de un repositorio (almacén con estructura de wiki) de producciones de cursos anteriores.
– Permitir organizar en categorías las diferentes asignaturas.
– Facilitar la gestión de los comentarios, el correo electrónico, un chat…
– Poseer un diseño agradable, atractivo a los jóvenes y fácilmente “tuneable”.
– Tener un espacio destacado para enlaces imprescindibles (portales educativos, diccionarios…)

Alguien estará pensando que ya está inventado con Moodle o con las redes sociales tipo Ning, pero creo que tiene que ser un entorno personal , pero diferente al que usan en sus tiempos de ocio; más ligero, al tener menos elementos de dispersión; menos lioso, para acercar a los no iniciados y a los más jóvenes; y de vocación claramente educativa, para que posibilite la creación de itinerarios propios de aprendizaje en red (con alumnos de otros cursos, de otros centros…).

Imagino que dejará de llamarse blog para denominarse “Carpeta Virtual” o “Portafolio Individual”…. No importa porque los que llevamos ya varios años con esta herramienta siempre sabremos que, antes del elegante clasificador de fuelle y tapa dura, hubo un pequeño cuadernillo milimetrado de grapa y hojas de poco gramaje que posibilitó (y facilitó) una revolución ya imparable.

PATXO LANDA. Miembro del colectivo TRES TIZAS

Salir por la tangente

ferdinand_de_saussure

Ferdinand de Saussure (Wikipedia)

Con apenas veintidós años, Ferdinand de Saussure publica su tesis doctoral Sobre el empleo del genitivo absoluto en sánscrito, que le permite asegurarse el sustento para el resto de sus días. No creo que muchos profesores de lengua hayan disfrutado de esas jugosas reflexiones del lingüista; sin embargo, la mayoría de nosotros reconocemos a Saussure como padre de la Lingüística moderna. El ginebrino convirtió en ciencia aquellas investigaciones dispersas de sus predecesores mediante la configuración de un sistema que les daba unidad y sentido. Y lo mejor de todo ello es que lo hizo escapando por las tangentes del propio sistema, explicando en clase unas ideas que tuvieron que ser recogidas al vuelo por dos de sus alumnos aventajados, en lugar de escribir una tesis, una monografía, un manual, ni nada por el estilo. ¿Por qué Saussure, un hombre ya con prestigio dentro de la universidad, pasó a la historia gracias a palabras que se lleva el viento y no a su tesis sobre el sánscrito? Quizá porque si hubiese escrito él mismo el Curso de Lingüística General lo habrían menospreciado sus colegas tachándolo de heterodoxo.

Y, ¿qué tiene esto que ver con Getxolinguae, con las TIC y con la Competencia Comunicativa? Bueno, pues creo que muchos profesores están hoy en una situación parecida a la de Saussure. Oficialmente se someten a los dictados de los currículos, preparan unidades didácticas llenas de objetivos, procedimientos, conceptos, valores, aportaciones a las competencias básicas, adaptaciones curriculares,… (ya saben, nuestros particulares genitivos en sánscrito); pero, si pasan a la historia, lo harán por ser valientes y buscar tangentes del sistema por las que salir: blogs de aula, wikis, trabajos colaborativos, enfoques por tareas, práctica reflexiva, etc. Y, como Saussure, no dejarán ninguna constancia de ello, o apenas rastros digitales en la blogosfera, quizá porque han descubierto que la terminología educativa es también un cepo para las ideas.

El Curso de Lingüística General se salvó por la curiosidad de dos alumnos que ejercieron magistralmente la Competencia Comunicativa. Aprovechemos, pues, esta eventual marginalidad en la que todavía nos movemos con las TIC para conseguir que nuestros alumnos se muestren igual de curiosos; aunque ello no nos haga pasar a la historia, claro.

Antonio Solano: Re(paso) de lengua